Saltear al contenido principal
BENEFICIOS DE QUE LOS NIÑOS CREZCAN CON MASCOTAS

BENEFICIOS DE QUE LOS NIÑOS CREZCAN CON MASCOTAS

Los animales de compañía reportan numerosos beneficios durante la etapa de crecimiento de los pequeños de la casa. Esto puede hacer que nos replanteemos la posibilidad de tener una mascota en casa.

Muchos niños sueñan con tener un mascota, encabezando la lista se suelen encontrar los perros, seguidos de cerca por los gatos, aves, tortugas y peces. Los vínculos que se crean entre las mascotas y los niños son intensos y duraderos, lo que puede resultar beneficioso para estos últimos en muchos aspectos, desde su capacidad de socializar hasta su salud.

Las mascotas son una fuente importante de apoyo emocionala la que siempre se puede recurrir. Los niños, como todo ser humano, también se sienten tristes e incomprendidos en determinados momentos. Las mascotas son el compañero silencioso que les acompaña y les hace sentir mejor. Esa compañía hará que disminuya el estrés o la ansiedad que puedan llegar a sentir.

Además, convivir con una mascota supone una gran responsabilidad, ya que nos vamos a hacer cargo de otro ser vivo. Es la oportunidad perfecta para inculcar el sentido de la responsabilidad a los pequeños de la casa encargándoles pequeñas tareas relacionadas con su cuidado. Es importante asignarles tareas de acuerdo a su edad para que sean capaces de realizarlas con éxito, algo que hará que aumente la seguridad en ellos mismos y su autoestima.

El contacto y la convivencia con animales, hace que los niños desarrollen el respeto hacia los demás, haciéndoles más empáticos y generosos. Esta convivencia también reduce el estrés, haciendo que se sientan más tranquilos y regulen así su presión arterial y su frecuencia cardiaca. Hay estudios que aseguran que los niños que conviven con mascotas cuentan con un sistema inmune más fuerte, ya que entran en contacto con microorganismos del mundo exterior a través de ellos. De esta manera se encuentran todavía más protegidos ante la posibilidad de padecer una enfermedad infecciosa.

Volver arriba