Saltear al contenido principal
¿CÓMO CUIDAR DE UN GATO MAYOR?

¿CÓMO CUIDAR DE UN GATO MAYOR?

Los gatos suelen vivir más que los perros y es que, si están bien cuidados, tienen una buena genética, una alimentación adecuada y una vida activa, pueden superar los 20 años de edad.

A pesar del popular dicho que cuenta que los gatos tienen siete vidas, lo cierto es que los felinos tienen una sola vida, aunque cada vez más larga y satisfactoria, gracias a los avances médicos, farmacológicos y nutricionales.

La actividad física, una adecuada higiene y el cariño incondicional de su familia humana, también son factores que contribuyen a incrementar la longevidad de nuestros mininos.

Es difícil determinar el momento justo en el que un gato deja de ser maduro para convertirse en mayor, pero sí que existe una franja orientativa que considera que los felinos empiezan a entrar en la madurez hacia los 8 años, pero no es hasta los 12 años, que empiezan a considerarse ancianos.

Los cuidados específicos son esenciales en esta etapa vital de nuestros gatos. Gracias a ellos, les aseguramos una vejez con la mayor calidad de vida y bienestar posibles.

  • Control veterinario

Los gatos ancianos necesitan ir a la clínica veterinaria para hacerles revisiones periódicas y controlar que todo va bien.

  • Alimentación adecuada

La alimentación en cada etapa del gato es básica para su buen funcionamiento, con una edad avanzada es vital que el gato tenga una alimentación óptima. Normalmente tienen menor actividad por lo que van a necesitar un aporte calórico menor, pero a esta edad, es más importante que obtengan proteínas de gran calidad y fácil digestión.

  • Vacunación

El sistema inmunitario de los gatos ancianos es más débil por lo que, ahora más que nunca, no debemos olvidar vacunarle.

  • Actividad

Los gatos de avanzada edad necesitan tener una rutina activa. El ejercicio es básico para mantener un buen nivel de vida. De esta manera se pueden evitar enfermedades como la obesidad o la artrosis, frecuentes en gatos ancianos.

  • Hidratación

Para evitar el peligro de deshidratación, es vital que tenga siempre agua fresca y limpia a su disposición.

Volver arriba