Saltear al contenido principal
CONSEJOS PARA IR CON TU PERRO A LA PLAYA

CONSEJOS PARA IR CON TU PERRO A LA PLAYA

Cada vez son más las playas para perros en España, y cada vez es mayor el número de personas que eligen la playa como destino para disfrutar de sus vacaciones de verano junto a su mascota. Esto permite a los propietarios de perro disfrutar de la playa con sus mascotas pero también puede generar algunos problemas si no se toman las medidas adecuadas para asegurarse de que no haya ningún imprevisto.

En este artículo te daremos distintos consejos para organizar una salida a la playa con tu perro.

Antes de ir a la playa

Antes de poner rumbo a tu destino debes comprobar que la playa a la que piensas ir está permitido el acceso de perros.

Pulsando en este enlace podrás descubrir las playas oficiales para perros.

Una vez confirmado, es el momento de preparar la mochila con todo lo que necesitará tu perro. No puedes olvidar llevar los papeles del perro, su agua, bebedero, algún premio para reforzar su buen comportamiento y, si consideras pasar todo el día fuera su comida y comedero.

También es imprescindible llevar las bolsas para recoger sus necesidades, debes mantener todo limpio par que otras personas y perros puedan disfrutar la playa. Lleva también algún juguete, si flota mejor, de esa manera podrá jugar también en el agua.

Para protegerle del sol es recomendable una crema solar y, en caso de tener las patas delicadas, se aconseja también un protector para almohadillas. Por último, aunque tu prefieras tomar el sol, puede que a tu perro le guste descansar en la sombra, por eso tu sombrilla tampoco puede faltar.

 

En la playa

Asegúrate de que beba agua regularmente: se la puedes ofrecer tú o le puedes dejar su bebedero cerca. Para que se mantenga fresca mantenla en un lugar protegido del sol. Ten cuidado con el agua de mar, no le sirve para hidratarse, en cambio puede provocarle problemas gastrointestinales. Vigílalo y no dejes que la beba.

Para que el perro se bañe hay que elegir una zona con poca profundidad y donde no haya corrientes. Hay que prestar especial atención por si en la playa hay medusas o erizos, o si las condiciones del mar no son seguras.

Si a tu perro no le gusta bañarse en el mar, no le obligues a meterse en el agua. Bañarse no es la única diversión de la playa. Para los perros que no se refrescan bañándose en el mar, puede ser una buena opción ir echándole agua encima para ayudarles a regular la temperatura corporal.

Le guste bañarse o no, mejor evitar que el perro haga ejercicio intenso en pleno sol y sin descansar. El golpe de calor es un riesgo solo para los perros en pleno verano. El riesgo de sufrir un golpe de calor es mayor para los perros braquicéfalos.

Si a tu perro le gusta jugar con la arena, vigila que no se la coma: algunos perros llegan a ingerir grandes cantidades de arena hasta el punto que se necesita atención veterinaria.

 

En casa

Un baño con agua dulce de vuelta en casa es perfecto para eliminar todos los restos de sal y de arena. Aprovecha para revisar bien las orejas y asegúrate de que no tenga ni agua ni arena en su interior.

Volver arriba